En sus marcas… reinventar narrativas y formatos… #Reporteratón2020

En su tercera edición, la Reporteratón se centra en encontrar y narrar los impactos de los conflictos en las culturas locales, a través de la exploración de géneros y formatos.

La jornada de apertura fue un sobrevuelo a las metodologías de trabajo,el reconocimiento de las personas que conforman el grupo desde El Salado, Ibagué, Libertad, Bogotá, Quito, Popayán, Cali, Barranquilla, Barcelona… y una zambullida en las charlas de Omar Rincón y Pere Ortín y un ejercicio de reportería caminando el Carnaval del SurOccidente.

¿De dónde vengo yo?

Nuevas narrativas, cultura y territorio, Omar Rincón.

Hablar de nuevas narrativas desde la comunicación es reconocer nuevos escenarios de construcción de historias. Así pasa con la paz, “el nuevo escenario narrativo de Colombia” puesto que es el tema que ocupa el proceso de comunicación cotidiano en el país. Para Omar Rincón “la paz, es el nuevo mito fundador de Colombia y el  nuevo escenario narrativo que tenemos” pues es a partir de ella que se crea un nuevo relato desde los territorios con miras al futuro. Sin embargo, “los medios tradicionales hacen un periodismo «antipaz» todo el día, porque en realidad no sabemos narrar la paz” seguimos narrando desde el centro y hay que hacerlo desde los territorios.

“La paz es aburrida, la guerra es atractiva” y ese tedio que permite la paz ayuda a centrar la mirada en otro tipo de historias si cambia la perspectiva de quien observa. La invitación de Omar es a “ser capaces de contar desde el aburrimiento” ya que cuando la paz llega nos permite hacer estrellas a los ciudadanos y las ciudadanas comunes y no únicamente a los actores comunes de la guerra (víctimas y victimarios). La posibilidad de narrar desde la paz, es además una manera de ganar la guerra en los territorios que se pierden por no habitarlos.

El conflicto se soluciona con el diálogo intercultural, desde la misma ciudadanía y para esto es que sirven los medios comunitarios, como punto de convergencia que puede tomar el riesgo de contar historias desde diferentes perspectivas. La radio comunitaria no puede caer en el aburrimiento, ni ser extractivista, más bien debe enunciar desde las identidades propias del territorio y la soberanía comunitaria, haciendo “celebrities” a los y las integrantes de su comunidad, dando espacio a los diferentes estilos de vida con formatos variados que partan desde la naturalidad del territorio, las identidades, la corporalidad, el arte y el  juego. 

«Que los formatos se parezcan a quienes los hacen» Omar Rincón.

Unos cuantos criterios para hacer reportería: desaburrirse, buscar historias de interés colectivo, contra-mirar, no olvidar el humor, no olvidar la ficción, hacer algo distinto a lo que siempre se ha hecho.

Omar  propone conversar desde emociones diferentes a la historia común, lograr que la radio produzca confianza en su comunidad dando visibilidad a los ciudadanos y las ciudadanas, narrando las perspectivas del futuro, reinventando el lenguaje y los formatos con que arma agendas transversales que den participación a todas y todos haciendo uso de viejas y nuevas estrategias. El periodismo debe usar todos los formatos posibles, entre ellos:

  • Frankenstein: Juntar pedacitos y permitir que sea quien lo lee o lo escucha quien haga la mezcla.
  • Tastemaker: Usar formatos que invitan a saborear la realidad a partir de contar experiencias.
  • Bastardo: Narrar desde la estética en clave local,  mezclando todos los referentes posibles,
  • Mutante: Encontrar las formas como la realidad se muestra para ser contada.
  • Dj: Ser generador o generadora de experiencias sensibles de la realidad a través de la propuesta de ritmos de narrativas.

Aquí puedes escuchar la presentación de Omar Rincón.

Narrar en contexto de conflicto: realidades complejas y reformatear formatos, Pere Ortín.

La invitación reiterada de Pere durante una conferencia que mezcló periodismo, academia, poesía y dj fue a mirar cómo y desde dónde nos estamos contando el mundo, partiendo desde la exploración por los caminos en los que nos conducimos en la vida y reconociendo la necesidad de los nuevos relatos.  Mezclando palabras y música Pere propone que “contemos el mundo sin limitaciones autoimpuestas que no son más que conceptos fosilizados” narraciones que sean más que “meros reclamos publicitarios”.

La narración periodística tiene el reto de ir más allá de los medios de comunicación tradicional, sin perder el enfoque de la verdad, “construyendo propuestas periodísticamente relevantes, culturalmente solventes, intelectualmente desafiantes y estéticamente bellas”. 

«El periodismo gana cuando se permite un diálogo entre lenguajes» Pere Ortín.

Sin importar los formatos que se escojan para presentar una historia, los principios de honestidad y respeto por quien la cuenta y por quienes la leerán, escucharán o verán, son  inamovibles: no mentir, no decir cosas que no son ciertas y no tratar de engañar: “perder esa honestidad y ese respeto es perder el sentido de la palabra periodismo”.

Para hacer nuevas narraciones hay que aprender a mirar el mundo con otra intención, buscar lo que no ha sido buscado, perderse en la sombra del futuro “el mundo debe contarse a partir de la memoria de lo que nos sucede” por eso es tan importante entender que en este siglo la premisa principal está en no pertenecer a ningún lugar, es el gran valor de la historia frente a las historias (la mirada al otro), las cuales deben ser contadas “desde una residencia sin centro pero con las palabras que representan el mundo hoy, un territorio nómada desde donde solo se vive para disfrutar de una búsqueda” haciéndonos preguntas ante todo lo que vemos, que es el ejercicio intelectual que nos hace humanos. 

Reconocer el valor de las historias frente a la historia es fundamental al momento de narrar. Ello implica contar una experiencia desde la ética, la estética, la vida y la cultura. Pere termina su performance invitando al grupo de reporteros y reporteras a que cuenten “el mundo sabiendo que somos falibles y que nuestras palabras al contar algo, también se equivocan; no se es dueño de una verdad absoluta”. Narren “sin tener miedo al futuro, pues la única forma de continuar avanzando es buscando el futuro. Y no hay avance posible sin trasgresión”.

Procesando las reflexiones suscitadas por las dos charlas, la participación del grupo en el desfile del Carnaval del Suroccidente permitió observar y recoger sonidos, imágenes y sensaciones para construir las historias que cada participante construirá sobre el tema que convoca la reporteratón 2020: la cultura local y los conflictos.

Aquí puedes escuchar la presentación de Pere Ortín.

Texto: Yeimy González y Belén Pardo.

Fotos: Elaine García

La reporteratón es un proyecto de la Asociación de Radiodifusión Comunitaria Vokaribe con el apoyo de la Cooperación Alemana y DW Akademie en América Latina.

About The Author: Redacción Vokaribe

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *