Siendo distintos, nos complementamos

Me interesó sumar, este fue el motor de impulso de ser parte de este proyecto que día a día me genera un crecimiento incalculable, una visión más amplia de lo que somos y la importancia que tiene entendernos desde nuestra identidad particular.

Precisamente toma valor el entendernos con un sentido intersubjetivo, reconocernos como sujetos distintos y particulares que a su vez se agrupan a partir de las diferencias que pueden en algún punto converger con otras, todo esto supeditado a un tiempo, un entorno y espacio determinado. Esta manera de generar conocimiento a partir del trabajo colaborativo interactuando con la fuente primaria de información supone la necesidad de mirar los conflictos y las soluciones de los mismos de una manera totalmente distinta, no solo nos permite reconocer su diferencia sino aun y más importante, la nuestra.

El foco de atención de este proyecto era complejo, Montes de María, una zona de nuestra región que ha sido víctima histórica de una pluralidad de conflictos que podrían tener un encause en la falta de voluntad en la acciones de administración y gestión pública, sin embargo resuena en nuestros oídos un principal foco del problema conectado a la presencia de grupos al margen de la ley, guerrilla y paramilitares una problemática que ha tenido un gran auge mediático y que en algunos casos ha apagado la atención a otras situaciones que causan incluso igual o mayor daño.

Este es un caso, para mi sorpresa y las de mis compañeros, el problema que percibían ellos de manera directa no era alguno siquiera ligado al tema de una presencia de estos grupos en su territorio, hoy, quizás habiendo superado de manera parcial ese tema, les preocupa un tema de acceso a los recursos que peligran además por una situación medio ambiental producto de unas nuevas dinámicas que chocan de manera directa con su identidad y su manera de entender y concebir la tierra y todo lo que ella da.
Ser un país diverso y plural es una fortaleza y no, como en este caso, una debilidad, que se origina a partir del desconocernos, el no saber quiénes somos, de la indiferencia producto de no comprender que en cada lugar hay parte de nuestra esencia que en la complementariedad y en la estructuración de salidas y soluciones pensadas de manera integral y particular está el real desarrollo… Ojala pudiéramos entendernos como un rompecabezas, este tiene piezas únicas y distintas pero en igualdad de condiciones que le suman y logran formar un todo lleno de matices que se complementan entre sí.

 

——-

Esta es una crónica de  Johana Torres Rodríguez, una de las integrantes del equipo #NombrarLosDerechos, una propuesta para fortalecer el acceso a los derechos a la tierra y la propiedad en los Montes de María, Colombia. Un proyecto del Grupo de Investigación en Derecho y Ciencia Política de la Universidad del Norte, la Corporación Desarrollo Solidario y Vokaribe Radio apoyado por Open Society Foundations.

About The Author: Belén Pardo

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *